Archivo de la categoría: Relatos.

La carta de la Bruja.

Ya es de público conocimiento que Juan Sebastían Verón se retira del fútbol cuando finalice este Torneo Clausura 2012, pero ahora, a dos fechas del final, el mismo Verón escribió una carta de despedida para todos los hinchas de Estudiantes, en el sitio Laboratorio Pincharrata.

Esta la carta de la Bruja.

“GRACIAS ESTUDIANTES”

Caricatura de Verón, obra de Eche.

En estos momentos donde estoy viviendo los últimos días como jugador se me vienen un montón de recuerdos a la cabeza. Imposible no pensar primero en mi vieja, que siempre me siguió a todas partes. Y por supuesto de mi viejo, que me hacía la gamba cuando me rateaba del cole para irme al club, donde me encantaba estar.

En mi caso, además, conocía a todos y tenía coronita por todo lo que ganó mi viejo. El Intendente me abría a cualquier hora, Spadaro (el del buffet) me regalaba los pebetes de jamón y queso. Cuando era chico aprovechaba y ¡chapeaba como loco! Al Country no iba tanto, me quedaba más cómodo El Estadio desde mi casa, que tenía pileta y a mí me encantaba nadar. Me tomaba el micro hasta 7 a.m. y después caminaba. Esos recuerdos de la infancia son los más lindos.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Historia de Adidas y Puma.

Por FEDERICO MEDINA. La historia de Adidas Puma puede ser calificada como apasionante. Hablamos de dos hermanos alemanes, Adolf y Rudolf Dassler, que unieron sus talentos para crear un verdadero imperio deportivo, y hasta hicieron alianzas con el nazismo.

 Si de leyendas se trata, esta, que incluye a dos hermanos, es una de las más apasionantes. Estamos hablando de Adolf y Rudolf Dassler, dos hombres que forjaron juntos un imperio en lo que respecta a la indumentaria deportiva.

Pero esta historia tiene encuentros y desencuentros, dado que en pleno auge, el nazismo los separó y cada uno siguió su propio camino, dando origen a sus respectivas nuevas empresas ubicadas a tan solo 500 metros de distancia. Adolf fundó Adidas y Rudolf dio origen a  Puma.

La competencia fue acérrima, e incluyó traición, espionaje y una incansable lucha de 60 años que llegó a dividir a todo un pueblo.Pocos imaginarían que dos hermanos de clase humilde, creando calzados deportivos de lona en el lavadero de la casa, podrían llegar a generar un verdadero monstruo de la industria deportiva.

Así fue como en 1920, Adolf Dassler tenía el sueño de concebir una fábrica de zapatillas ante la incrédula mirada de sus padres. Adolf, el menor de los hermanos, era un meticuloso artesano que se ocupaba de diseñar los calzados, los cuales cada vez parecían más profesionales. Su talento y esfuerzo estaba a la vista, aunque le costaba ganar dinero debido a sus pocas aptitudes comerciales.

Por eso, en 1924, su hermano Rudolf, dos años mayor, se sumó para hacerse cargo de la faceta financiera de la empresa. Rápidamente, gracias a su capacidad mercantilista, logró vender cientos de pares de zapatillas a los vecinos del pueblo, e innumerables cantidades botines de fútbol a equipos de ligas regionales de Alemania.

De esa forma, los Dassler comenzaban a generar sus primeros dividendos, y debido a la gran calidad de los botines, cada vez más equipos de Alemania de mayor renombre recurrían a ellos.

Lee el resto de esta entrada

Má, mirá que hoy jugamos…

Hinchada del Club Atlético Independiente.

Nunca pude ir a la cancha, nunca lo vi al rojo levantar ni siquiera una de las 7 libertadores que tiene. Pero gracias a mi viejo, que tres días después de haber nacido ya tenía la casaca del rojo puesta, y desde ese entonces llevo los colores de Independiente en el corazón. Hoy y siempre agradecí a mi viejo por hacerme hincha de Independiente. Si bien me tocó vivir quizás las peores épocas del club, mucho tiempo de abstinencia en títulos, siempre estuve en frente del televisor, de la radio, de cualquier forma siguiendo a mi querido Independiente. Debe ser porque mi viejo me llevaba a la cancha desde los dos años, pero yo siento algo especial por el fútbol. El fútbol simboliza mi vida entera, mi vida está enmarcada por el fútbol. Todo el que me conoce sabe lo que me apasiona este deporte y lo ultra fanático que soy del gran Rey de Copas.

Como dije al principio, nunca pude ir a la cancha, no lo vi campeón de la Libertadores, pero extrañamente tengo la capacidad de hacerme la ilusión de que sí estuve en la cancha y de que lo vi campeón de la copa. De los 18 años que tengo, los 18 me pasé leyendo las epopeyas internacionales del rojo a lo largo de su historia, vi una y otra vez cada de los videos de esas hazañas y escuchaba con los ojos lagrimeados todo lo que me contaba mi viejo, y el orgullo que me daba cuando personas mayores me decían: “aah sos de Independiente, lo que eran esos equipos de antes. Bochini, Bertoni, Santoro, etc. Mamita querida, no te haces una idea”. Debe ser por todo esto que cuando hablo de copa Libertadores, habló como un hincha que alguna vez la ganó, y es porque así lo siento!

Yo soy de la nueva generación de hincha, de la que crecimos con el Palomo Usuriaga, con el gaby Milito, el Kun Aguero, Silvera… pero tengo al lado mío a mi viejo que es de la generación dorada de Independiente, el bocha, Bertoni, Burruchaga, Maradona. Ahora el destino pareciera estar cambiando para el club, que de a poco estamos volviendo a ser lo que fuimos. En el 2002 amagamos con volver, logramos el título de la mano del mejor técnico de Independiente, por lo menos para mí, en mis 18 años de vida, pero cosas de la vida, volvimos a caer y fiero. Hasta que el año pasado, después de tocar fondo, vino un señor apodado “Turco” que sacó la mística copera que el rojo tenía guardado en el baúl, nos dio la copa que nos faltaba, la Sudamericana. Gracias a esto pudimos ingresar al repechaje de la libertadores, con el exquisito sabor agregado de haber dejado afuera de dicha competición a, ni más ni menos que nuestro abandonador vecino, que no lo quiero ni nombrar, pero con abandonador, ya se sabe de quién estoy hablando.

Lee el resto de esta entrada

Tercera etapa de la historia del fútbol.

Tercera etapa.

Actualmente el fútbol ha tomado importancia en otros aspectos fuera de lo social y lo deportivo. Hoy en día el fútbol está enmarcado por la economía y la política a nivel global. Y son estas mismas incidencias los que desembocan en el fútbol que tenemos actualmente, en dónde se gastan millones y millones de dólares en pases de jugadores –es una locura pensar que, por un simple jugador, se pueda desembolsar una cifra cercana a los 100 millones de dólares o algo más acotado, más palpable a la realidad de todos. Que para asistir a un partido del deporte más popular del mundo, aquí en la Argentina haya que abonar 150$ pesos por una entrada. Al margen de los precios que se manejan en la reventa de entradas, en dónde las entradas pueden llegar a valer 1.000$ pesos –queda demostrado una vez más, que el fútbol puede más que todo- y hay personas que lo pagan, con tal de poder disfrutar del espectáculo y vivir la pasión del fútbol.

La politización del fútbol desembocó en la aparición, de las barras bravas violentas. Un grupo de personas que por propia elección toma las riendas de la hinchada. Suponen ser los animadores del espectáculo en las hinchadas y de alentar y brindar apoyo al equipo en todo momento. Pero son estas mismas personas, las que tornaron al fútbol actualmente en una cuestión muy relacionada con la violencia. Los intereses económicos que se entremezclan con los escalones de las tribunas y los políticos que, ven en ellos un foco, una “avalancha” de gente que pueden favorecerle en las urnas, lo que llevó a que todo se descontextualice y hoy en día, ese sector denominado “Barra brava” solo busca complacer sus intereses económicos –ya que muchos son bancados por políticos o mismos dirigentes de los clubes-, entrar gratis a las canchas, ir a los mundiales gratis, etc.

A mediados de Mayo, hubo un club, un presidente que se decidió y tomo las riendas de la problemática con la intención de solucionar el tema de los barra bravas y erradicarlos definitivamente de las tribunas del fútbol argentino. Ese club es Independiente de Avellaneda y ese presidente es Javier Cantero. Cantero prometió en su campaña que iba a ser uno de los puntos fuertes de la gestión y hasta ahora lo está cumpliendo. A penas, algunos meses después de asumir en Diciembre de 2011, decidió recortarle los beneficios a los barras bravas, aplicarles el derecho de admisión en todas las canchas y de esta manera poder terminar con este grupo de personas que lo único que hace es, perjudicar a su propio club, a sus propios hinchas, en fin, al fútbol argentino en general. Pero ni Independiente, ni Cantero van a poder solos. Hay que ayudarlo entre todos.

Segunda etapa de la historia del fútbol.

Segunda Etapa.

Gracias a los avances en la comunicación y el transporte comenzaron a surgir las competiciones internacionales a nivel de clubes, como por ejemplo la Copa Libertadores en Latinoamérica y la Liga de Campeones en Europa, en donde los mejores equipos de cada país se enfrentaban entre ellos. Y más allá de las interminables distancias, posteriormente se creó la Copa Intercontinental que enfrentaba a los campeones de las competiciones continentales nombradas anteriormente, la Libertadores y la Liga de Campeones. El torneo se definía en 3 partidos en sus primeras ediciones y el ganador era considerado como “Campeón del mundo”, la cúspide a donde todos querrían llegar. Actualmente la Copa Intercontinental se abolió y en su lugar hoy se desarrolla el Mundial de Clubes que incorpora a los campeones de todos los torneos continentales, posibilitando la participación de equipos de países como Japón, Nueva Zelanda, Estados Unidos, etc.

Estadio Camp Nou, del Barcelona en la final de la Champions 2010 frente al Inter de Milán.