El regreso de River.

Después de casi un año sufriendo todo tipo de cuestiones en la “B” Nacional, River se consagró campeón en la Segunda División del fútbol argentino y logró el ascenso de manera directa. Trescientos sesenta y tres días tuvo que esperar River para volver a la primera categoría.

La definición de Trezeguet en el primer gol.

En la última fecha debía jugar de local contra el duro Almirante Brown de Blas Armando Guinta, declarado hincha e ídolo de Boca Juniors. Si ganaba se aseguraba el ascenso, de haberse dado otro resultado dependía de los partidos que disputaban sus competidores directos, Instituto de Córdoba y Rosario Central. River ganó 2 a 0 con dos goles del franco-argentino David Trezeguet, que hasta se dio el lujo de errar un penal (como también lo hicieron Pavone en el 2010 y el Chori Dominguez en la fecha anterior, mejor no patear penales para River en partidos decisivos). Y como para asegurar definitivamente el ascenso, que el periodismo y los hinchas más pesimistas llegaron a pensar que se les esfumaba, Instituto y Central perdieron sus respectivos partidos contra Ferro y Desamparados de San Juan.

De esta manera, River, después de cientos de peleas inventadas ( ¿o reales? ), después de pésimos partidos en la segunda mitad del torneo, después de victorias sufridas como contra Instituto y Boca Unidos. De semanas enteras de cuestionamientos a los planteos tácticos de Matías Almeyda, de los ida y vueltas del tridente ofensivo, de las inseguridades de Vega en el arco, etcétera y más etcétera. River ascendió por la camiseta y era lo que se esperaba, quizás pasó demasiados sobresaltos pero ascendió como obligaba su historia y su gente. También es verdad que los rivales en busca del ascenso realizaron unos campañones y nunca se cayeron de los primeros puestos. Instituto, Central y Quilmes que ascendió de manera directa cuando todos pensábamos que el segundo puesto se lo disputaban los cordobeses y los rosarios.

El festejo del segundo gol. Desahogo, euforia y alegría.

En fin River es de primera nuevamente para alegría de toda su gente, que festejó a lo grande el ascenso. Si se festeja o no se festeja que lo digas los hinchas de River, parece que quedó demostrado. Ahora tiene que trabajar y tratar que todos esos problemas, inventados o no, que surgieron en el vestuario se terminen. La pelea no terminó del todo y ahora debe realizar una muy buena campaña nuevamente para mantener la categoría. En las últimas horas, se confirmó que Matías Almeyda firmó contrato por un año más. El que no va a continuar en el club es el delantero Fernando Cavenaghi, que se suma a la muy probable despedida del Chori Dominguez. De esta manera el tridente ofensivo que tano dio que hablar se desarmó. Entonces, ¿era todo mentira que el chori, cavegol y Trezeguet no se llevaban bien? Me parece que ahora quedó expuesta la verdad.

Anuncios

Acerca de jorgeposdeley

Estudiante de la carrera de Comunicación Social en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNaM.

Publicado el junio 28, 2012 en Fútbol Nacional. y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: