Má, mirá que hoy jugamos…

Hinchada del Club Atlético Independiente.

Nunca pude ir a la cancha, nunca lo vi al rojo levantar ni siquiera una de las 7 libertadores que tiene. Pero gracias a mi viejo, que tres días después de haber nacido ya tenía la casaca del rojo puesta, y desde ese entonces llevo los colores de Independiente en el corazón. Hoy y siempre agradecí a mi viejo por hacerme hincha de Independiente. Si bien me tocó vivir quizás las peores épocas del club, mucho tiempo de abstinencia en títulos, siempre estuve en frente del televisor, de la radio, de cualquier forma siguiendo a mi querido Independiente. Debe ser porque mi viejo me llevaba a la cancha desde los dos años, pero yo siento algo especial por el fútbol. El fútbol simboliza mi vida entera, mi vida está enmarcada por el fútbol. Todo el que me conoce sabe lo que me apasiona este deporte y lo ultra fanático que soy del gran Rey de Copas.

Como dije al principio, nunca pude ir a la cancha, no lo vi campeón de la Libertadores, pero extrañamente tengo la capacidad de hacerme la ilusión de que sí estuve en la cancha y de que lo vi campeón de la copa. De los 18 años que tengo, los 18 me pasé leyendo las epopeyas internacionales del rojo a lo largo de su historia, vi una y otra vez cada de los videos de esas hazañas y escuchaba con los ojos lagrimeados todo lo que me contaba mi viejo, y el orgullo que me daba cuando personas mayores me decían: “aah sos de Independiente, lo que eran esos equipos de antes. Bochini, Bertoni, Santoro, etc. Mamita querida, no te haces una idea”. Debe ser por todo esto que cuando hablo de copa Libertadores, habló como un hincha que alguna vez la ganó, y es porque así lo siento!

Yo soy de la nueva generación de hincha, de la que crecimos con el Palomo Usuriaga, con el gaby Milito, el Kun Aguero, Silvera… pero tengo al lado mío a mi viejo que es de la generación dorada de Independiente, el bocha, Bertoni, Burruchaga, Maradona. Ahora el destino pareciera estar cambiando para el club, que de a poco estamos volviendo a ser lo que fuimos. En el 2002 amagamos con volver, logramos el título de la mano del mejor técnico de Independiente, por lo menos para mí, en mis 18 años de vida, pero cosas de la vida, volvimos a caer y fiero. Hasta que el año pasado, después de tocar fondo, vino un señor apodado “Turco” que sacó la mística copera que el rojo tenía guardado en el baúl, nos dio la copa que nos faltaba, la Sudamericana. Gracias a esto pudimos ingresar al repechaje de la libertadores, con el exquisito sabor agregado de haber dejado afuera de dicha competición a, ni más ni menos que nuestro abandonador vecino, que no lo quiero ni nombrar, pero con abandonador, ya se sabe de quién estoy hablando.

Y cada vez que juega el rojo viene lo más lindo que tiene el ser hincha del rojo, compartir este sentimiento con mi viejo (45), mi hermano (10) y yo (18). Sin dudas es lo que más disfruto del ser hincha, el ritual de:

Viejo: – ¿A qué hora jugamos?

Yo: – A las 21.15

Viejo: – Bueno, anda a buscar unas frías, que esa es la cábala.

Yo: – Má, mirá que hoy jugamos. Y cuando jugamos, comemos antes o después del partido, pero entremedio ni empedo!

Y al comenzar el partido, acomodamos todo como el partido anterior, Carlitos en el sillón de la esquina, mi viejo en la punta de la meza y yo al lado. QUE LINDO ES COMPARTIR ESTE SENTIMIENTO! Y Mamá? A Mamá y a la abuela la mandamos a ver las novelas o las noticias. Demás está decir que para las visitas, los familiares, los amigos, NO EXISTIMOS! cuando juega Independiente.

Por eso hoy les pido a los jugadores y al cuerpo técnico que mañana dejen todo en la cancha, pierna fuerte en cada divida, huevo, fútbol y sobre todo juéguenlo como hinchas, porque creo que nosotros, los de la nueva generación, nos merecemos ver a Independiente en lo más alto nuevamente.

Muy recomendable para acompañar este relato propio, con esta versión relatada con la voz de Alejandro Apo, de un cuento de escritor Eduardo Sachieri. Disfrútenlo…

Anuncios

Acerca de jorgeposdeley

Estudiante de la carrera de Comunicación Social en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNaM.

Publicado el mayo 30, 2012 en Relatos. y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: